Observatorio Z. Toma 11

Ya vamos por el onceavo relato de Observatorio Z. Esta vez el ataque zombi viene de la mano de Aivic y su blog Lluvia de Flandes


Observatorio Z - Especial relatos sobre apocalipsis zombie para leer online
Ilustración: Jay-Allen-Hansen


Un mal trago


Prólogo 

En una fábrica de cerveza en Flandes se ultimaban una nueva línea de producción. El ejecutivo había aprobado el uso de una nueva variedad de levadura. Dos hombres trajeados conversaban mientras revisaban sus carpetas.

- A partir de mañana comenzaremos con la producción. ¿Crees que funcionará?

- Seguro, se han hecho todas las pruebas pertinentes. Y todo ha sido gracias a los científicos de la planta.

- Que hayan conseguido modificar  una cepa para que realice la fermentación1 quince veces más rápido, aún me parece increíble.

- Y lo que eso significa ¡Qué podremos producir cerveza en sólo una semana! ¿Sabes lo que nos vamos a ahorrar con eso?¿ Y lo que vamos a producir?

- Este descubrimiento nos va a  hacer ganar millones.

I

Unas semanas después.

- Puff, otra vez lloviendo-dije mientras me calzaba mis botas. 

- Bueno, a estas alturas ya deberías estar acostumbrada a la lluvia- comentó Peter - Recuerda que hoy cenamos con mi familia.

- No te preocupes, iré directa de la estación al restaurante. Nos vemos esta noche.

- Nos vemos.  

El otoño ya había llegado a Lovaina. Sus calles habían vuelto a teñirse con ese velo gris característico que le daba un aire melancólico. Cogí mi bicicleta y me dirigí a la estación. Iba a ser un largo día de trabajo en el laboratorio.

II

El laboratorio de neurobiología se encontraba en uno de los edificios anexos al hospital universitario de la Universidad de Amberes. Era un edificio moderno y frío de grandes ventanales. 

- Siento llegar tarde, hoy no había quien aparcara. ¿Qué narices pasa hoy en el hospital?- dijo crispada la doctora Van Houten según cruzaba la puerta. 

- Ni idea, pero no paran de llegar coches- dijo el técnico de laboratorio - ¿Habrán empezado las gripes?

- A saber, pero sea lo sea me ha tenido más de media hora buscando aparcamiento. ¿Cómo vamos hoy?

- Ya le he dado el tratamiento a los ratones. Dentro de 3 horas analizaremos si ha habido algún cambio- respondí con diligencia.

- Yo ha he empezado a cotejar los datos que obtuvimos ayer con los anteriores- contestó Nora.

-Bien, estaré en mi despacho si necesitáis algo. Tengo que realizar un montón de llamadas hoy.

Debían de ser las tres de la tarde cuando la secretaria del laboratorio se presentó en la unidad de histología donde nos encontrábamos preparando muestras.

- Me acaban de enviar un correo del Rectorado diciendo que debido razones de salud pública se aconseja a los trabajadores del campus que den por terminadas sus labores y se vayan a sus casas.

- ¿Salud pública?¿Pero qué esta pasando?- dijo una estudiante en prácticas con nerviosismo.

- Parece ser que hay algún tipo de contagio, aún no saben la causa. Por lo visto el brote produce fiebre, vómitos y anemia- respondió Van Houten que acababa de entrar en la sala- No parece nada que ponga en peligro la vida pero hay mucha gente contagiada y al no saber como se transmite es mejor que no estemos cerca del Hospital.

- Eso no suena muy alentador- exclamé- Sólo me quedan 15 minutos con estas muestras ¿Está bien si..?

-Está bien- me interrumpió la doctora- Pero en 30 minutos os quiero a todos fuera.

III

El tren de camino de vuelta estaba más vacío que de costumbre. Normalmente los viernes muchos estudiantes vuelven a su casa a pasar el fin de semana y los vagones están a rebosar. Un viaje tranquilo y encima hoy llegaré pronto a casa- me dije mientras miraba al conjunto de casitas y arboledas que conforman el paisaje. De repente el tren se paró. 

“Señores pasajeros, debido a un problema en las vías el tren sufrirá cierto retraso. Disculpen las molestias”

IV

Cuando llegué al restaurante todos ya estaban sentados tomando el aperitivo. 

- Buenas noches a todos, siento el retraso.

- Hey. Al final has llegado justo a tiempo- dijo Peter mientras se ponía de pie para recibirme. 

- Sí, aunque creí que no llegaba. Dos transbordos y 45 minutos parados entre Lier y  Melkouwen. 

- ¿Qué ha pasado al final en el laboratorio? Peter nos ha contado que os han mandado a casa pronto- preguntó la madre de Peter. 

- Al parecer hay algún tipo de virus. Al estar al lado del hospital han decidido que para evitar contagios que nos fuéramos pronto a casa, hasta que sepan más del asunto.

- En Hasselt hemos estado con lo mismo. Urgencias estaba completamente saturado- exclamó Rose, que se encontraba haciendo el MIR en pediatría en el hospital universitario de Hasselt-Sea lo que sea parece que solo afecta a los adultos. No nos ha llegado ningún niño con esos síntomas, pero nos han hecho aislar la zona.

- A lo mejor ha sido un ataque químico- musitó Jane, la hermana pequeña. 

- No digas esas cosas. Lo más seguro es que sea un virus- replicó Rose.

- ¿No has visto nada raro en la estación?- continuó Jane.

- Desde los atentados siempre hay militares en las estaciones. No he visto que hubieran más que de costumbre. ¿Han dicho algo en las noticias?

- Nada de nada. Seguro que no debe ser nada grave.

- Buenas noches ¿Desea tomar un aperitivo? - interrumpió el camarero con gentileza.

V

A la mañana siguiente habíamos quedado para desayunar con Daniel y Megan en el Blauwe Schuit.  El local estaba decorado con motivos de viajes y tenía un acogedor patio interior. Ellos nos esperaban sentados al lado de una de las ventanas que daban a la calle principal. 

- Hey, me alegro de veros.

- Ya tocaba. 

- Cierto, cierto ¿Qué tal os va?

Estuvimos charlando un buen rato mientras disfrutábamos de unas tortitas y café. De repente un grito estremecedor interrumpió nuestra animada conversación. 

- ¿Qué ha sido eso?

Nos pusimos de pie como acto reflejo. Miramos por la ventana buscando el origen de nuestro sobresalto. Lo que vimos fue una estampa tan horrible que nos dejó petrificados. 

- Acaba de arrancarle la yugular…..

- Est..está..está muerto...Lo..lo..ha matado

- Zombie,… es un zombie…- apenas podía vocalizar.

- Que..que va a ser… eso no puede ser, los zombies no existen.

- Pues entonces dime tú que es esa...esa cosa que se esta... comiendo a esa per..persona ahí fuera.

- Pu..pueden que estén rodando una película o.. o que sea una cámara oculta.

- Yo solo quiero irme a mi casa. ¡Salgamos de aquí!

- Esperad, no sabemos cuantos hay  ahí fuera.

- ¿Y qué sugieres que hagamos?

En ese momento salían gritando dos clientes del local. A los pocos metros de la puerta un zombie agarra a uno de ellos. El otro intenta ayudar a su amigo pero en cuestión de segundos se encuentran rodeados por más de esas criaturas.

- Vale, quizás no sea una buena idea eso de salir corriendo.

- Lo primero es bloquear la puerta para que no entren.

Uno de los camareros cerró la puerta principal con llave. Entre todos cogimos las mesas e hicimos una barricada.

- ¿Y ahora qué?

VI

Pasaron las horas dentro del local. Se habían atrancado todas las salidas. Los camareros y cocinero se habían armado con lo que habían pillado en la cocina. En las noticias informaron de que se había declarado el estado de emergencia, que la gente permaneciera en sus casas, pero no dieron muchas explicaciones de lo que realmente estaba sucediendo. Yo me encontraba mirando por la venta. 

- ¿Qué haces?- me preguntó Peter.

- Reúno información. Estoy esperando a ver cuanto tardan en convertirse los cuerpos de ahí fuera, si es que llegan a convertirse.

- Entiendo. Aún no sabemos nada de estas criaturas o de como se contagia lo que sea eso.
- Al menos estos zombis no corren.

- Necesitamos armas- exclamó Daniel mientras se reunía con nosotros.

- Esto no es Estados Unidos, aquí la gente no tiene armas en sus casas- le replicó Megan que venía tras él.

- Hay una tienda de caza a 5 minutos de aquí. 

- Pero está al lado del Grote Mark. Eso debe de estar infestado y no es seguro ni que podamos entrar en la tienda o que puede incluso el propio dueño nos dispare por la confusión.

- ¿Y por qué no nos quedamos aquí hasta que vengan a rescatarnos?

- No es seguro que alguien venga.

Al otro lado del local una pareja mayor discutía.

- Henry, creo que ya has bebido suficiente por hoy. 

- ¡Déjame mujer! 

- No tienes buen aspecto. Deberías sentarte y relajarte, estas muy alterado.

- ¿Cómo quieres que me relaje con lo que está pasando?

El hombre tomó la cerveza y se la bebió de un trago. Inesperadamente empezó a temblar y perdió el equilibrio. Una vez en el suelo, apoyado sobre las rodillas, comenzó a vomitar un líquido negruzno.

- ¡Henry! ¡Oh, Dios mio, Henry! ¿Qué te ocurre?

Alzó la mirada. La mueca en su rostro le daba un aspecto inhumano. Una espuma negra salía de su boca. Clac, clac, clac, hizo con una sonrisa macabra.

- ¿Henry?

VII

En la calle una ola de caos y confusión se iba extendiendo. La gente corría despavorida por la calle. Habíamos conseguido escapar del local saltando el muro del patio, gracias a una de las mesas. Dos de los camareros también se habían transformado. Había faltado muy poco. Entre el ruido de sirenas y gritos emprendimos nuestra ruta del camino a nuestro piso. 

- Un supermercado- exclamó Peter.

- ¿Qué?- soltamos el resto al unísono.

- Que necesitamos víveres.

- ¿Ahora?

- Sí. ahora hay menos zombies de los que habrá mañana. Debemos aprovechar esta oportunidad.

- Es un poco arriesgado, pero tienes razón.

-Entremos.

Entramos con sigilo. La tienda parecía desierta. Había carros a medio llenar, cestas tiradas por los pasillos. Daniel iba el primero asegurando los pasillos. Peter la retaguardia.  

- Sólo cogeremos productos imperecederos, que no pesen mucho. No os separéis.

- Megan y yo iremos cargando el carro. Id por el segundo pasillo, allí están los frutos secos.
- Despejado.

- ¿Galletas?

- Mejor barritas con chocolate que son más calóricas. Tampoco podemos cargarnos mucho.

Así continuamos por diferentes pasillos sin ningún altercado, recogiendo latas de conservas, pasta, arroz y demás. Llegamos al pasillo de menaje del hogar. 

- ¡Bien, más armas!

-Sigo pensando que deberíamos haber ido a la tienda de caza del centro- se quejó Daniel.

Peter cambió su cuchillo por uno más largo. Megan se armó con una sartén. Yo cogí un palo de madera de recambio de escoba. 

- ¿Sabes usar eso? 

- Antes practicaba kung-fú. Por cierto, deberíamos ir al pasillo de perfumería. Coger unas tiritas y vendajes nos vendría bien.

- ¡Sshh!, no estamos solos- susurró Daniel.

El sonido de unos pasos provenían del pasillo de al lado. Megan agarró su sartén con fuertemente con las dos manos. Daniel fue el primero en asomarse. 

- Tranquilos no pasa nada.

Eran tres estudiantes bastante jóvenes, probablemente de primer año de carrera.

- Creíamos que no había nadie- dijo uno de ellos.

- Sólo estamos cogiendo algo de comida y...

- No pasa nada, nosotros estamos haciendo lo mismo- interrumpió Megan.

- Nosotros ya nos vamos. Suerte.

- Suerte.

Seguimos recolectando cuando a los poco minutos escuchamos un grito. Fuimos rápidamente a ver que sucedía. Uno de los estudiantes estaba siendo atacado por un infectado, mientras sus amigos angustiados no podían hacer nada. El alboroto había atraído a  más de esas criaturas. Nos estaban rodeando. Lo que pasó después está un poco borroso. El instinto de supervivencia emergió en nosotros, no íbamos a morir allí. Los movimientos aprendidos años atrás fluyeron como si de algo innato se tratase. Nunca habría imaginado que la primera vez que hacer uso del kung-fú fuera contra un muerto viviente. La locura cesó. Un silencio ensordecedor inundó el supermercado. 

VIII

Los cuatro estábamos inmóviles en medio de un charco de sangre. Las criaturas ya no se movían. Nos miramos y sin mediar palabra volvimos a seguir con nuestro objetivo.   

- Mochilas- Megan rompió el silencio.

- Al final vamos a tener suerte de que nos haya pillado en septiembre- dijo Peter en un tono sarcástico-Estas parecen resistentes. Una para cada uno.

Metimos lo imprescindible en las mochilas lo mejor que pudimos, intentando no pasarnos con el peso. A parte tomamos unas bolsas con más víveres.

- ¿Listos para salir?

- Listos.

IX

El camino hasta el piso se nos hizo eterno. Normalmente serían unos quince minutos desde ese supermercado, pero decidimos tomar una ruta más larga y menos transitada. Fuimos a paso ligero pero vigilantes en todo momento y, por supuesto, intentando no hacer ruido. Me recordaba a cuando jugábamos al  paintball. Estábamos centrados en nuestra misión. No podíamos parar hasta llegar a casa, pasara lo que pasara, no podíamos mirar atrás.  Y, finalmente, llegamos.

El pequeño complejo de edificios se encontraba rodeado por el muro de una antigua abadía. El único acceso al mismo era a través de un gran portón que siempre permanecía abierto. Era una zona muy tranquila. 

- En cuanto entremos tenemos que cerrar esos portones- dijo Peter cuando una vecina apareció gritando. Había cuatro zombis acercándose a ella. Su marido intentaba ahuyentarlos. Fuimos en su ayuda. Uno tras uno cayeron, pero el ruido de la pelea atraía a más. Megan le tapó la boca a la histérica mujer.

- ¡Ayúdenos a cerrar las puertas!- ordené. 

El hombre nos ayudo a cerrar. Echamos los candados y pusimos la vieja viga. Parecía que por fin estábamos a salvo. En un momento el hombre agarró una de nuestras bolsas mientras asegurábamos la puerta. Cogió a su mujer y se dirigió a su casa.

- ¡Esa bolsa no es suya!

- Es que,.. veras,… ¿y qué más da? Tenéis un par más ahí.

- No se trata de eso.

- ¡Acabamos de salvarles la vida y ahora nos intenta robar!

- Debéis entenderlo.

- Si nos hubiera pedido algo de comida no nos hubiera importado. Pero en esta situación no podemos dejar que se vaya con esa bolsa.

X

Por fin en el piso. Cerré la puerta con llave y pusimos frente a ella el armario de la entrada. Soltamos las bolsas y mochilas sobre la mesa del comedor. Fuera ya estaba anocheciendo.

- Voy a llamar a mi casa para tranquilizar a mi madre. ¡A saber que estarán diciendo allí en las noticias. ¡Mierda! Las líneas están saturadas.

- Internet sigue funcionando. ¡Pero serán! Han activado hasta el safety check en Facebook- exclamó Peter.

Todos nos pusimos a contactar con nuestras familias y amigos por mensaje. Por fortuna todos estaban bien, dentro de lo que cabe. Por ejemplo, el barrio donde vive la familia de Peter había sido acordonado por militares.  En España no había signos de la plaga. Pusimos la televisión. Al parecer la plaga se había extendido por Bélgica, Holanda y parte de Alemania. La causa de la misma aún se desconocía.

El teléfono de Daniel sonó. Era su padre, un ex-militar y profesor de universidad. Se alegró al saber que estábamos bien.  Nos informó. Los servicios de seguridad ya estaban en marcha. Nos pidió que no saliéramos de dónde estábamos, que en unos días intentarían venir a por nosotros. De momento este piso es seguro y teníamos provisiones para semanas si las racionalizábamos bien.

- Deberíamos cenar algo. ¿No os parece?- comentó Peter- Creo que tenemos unas pizzas en el frigorífico.

- Yo no tengo mucha hambre- respondí.

Comimos delante del televisor en silencio, viendo en lo que se había convertido nuestro mundo. A pesar de la fatiga no teníamos sueño. Iba a ser una larga noche. 

Fin

 ¡Wow, menudo relato! ¡Sí, la regla de los tres folios aquí no existe pero es tan bueno que no puedo recortar ningún capítulo! ¡Viva la Pepa! 

Quizás también te interese...

21 comentarios:

  1. Menudo relato Aivic :) Ahora te toca a ti contestar los -posibles- futuros comentarios :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mini Fu por proponerme este reto. El tema del relato ha dado muchas buenas conversaciones por estos lares, eso si, acompañadas de buena cerveza ;)

      Eliminar
  2. Interesante relato,esperamos la continuación.
    Saluditos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya resultado tan ameno que quieras más historia :).

      Pensaré en ello.. y quien sabe :P

      Saludos desde Flandes!

      Eliminar
  3. Un relato bien contado y realista, como el grupo de amigos! Siempre viene bien tener un buen plan y que este avance. Además el grupo no se ha separado. Bien por ellos! Ha sido un zasca a todas las historias de supervivencia donde nos encontramos con gente un poco molesta que solo piensan en sí mismos o en cómo morir de forma más tonta. Y no ha ocurrido en USA, sino en el corazón de Europa!!! Por fin!!!

    PD: Me pregunto si acompañarán las pizzas con cerveza...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cansa que casi todas las historias de zombies sean en USA, con pistolas por todos lados y casas hechas de papel. Quería hacer la historia lo más realista dentro de lo posible. Me alegra que te haya gustado. Gracias por tomarte tu tiempo en leerlo.

      PD: Jajaja, sería un buen giro inesperado que después de todo terminara asi.

      Besos!

      Eliminar
  4. No podía ser de otra manera que flandes apareciera en el relato xD

    Bueno, me alegra pensar que al menos aún en tu historia no es una pandemia a nivel mundial y que estamos todos muertos. Quizá por España se salven, oyes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, después de todo se supone que historia trata de lo que haría si me encontrara zombies. Además, si me pillara el apocalipsis en España sería muy fácil: casa en el campo, con huerto, pozo...

      Lo de las pandemias es lo que nunca me ha terminado de convencer en la mayoría de historias de zombies. Todo empieza derepente a nivel mundial de un día para otro y para que una enfermedad llegue a nivel de pandemia necesita su tiempo.

      Si llegara a España, con las casas con planta baja con barrotes en las ventanas y la cantidad de comida de emergencia que tienen las abuelas seguro que estabamos seguros XD

      Eliminar
    2. Hi Aivic!

      No estoy de acuerdo contigo. Si se originara en una ciudad y viendo la rapidez que se expande el virus zombi sería muy difícil controlarlo, además la gente está todo el día yendo de un país para otro, los viajes de placer, negocios, los transportes de mercancías, etc.

      Una cosa es un virus como La gripe A que más o menos se controla porque puede haber gente inmune o que no ha estado en contacto y otro es un virus que por el simple hecho de que te claven sus dientes ya eres uno de ellos.

      También pienso que el tema zombi se expandiría tan rápido debido al pánico social que se crearía, a factores sociales... matar a un ser querido así de buenas... debe ser difícil... o no...es por eso que como más alejadas estemos de las ciudades mejor :)

      Dejo un enlace del fin del mundo siendo tu el paciente cero que lleva el virus de la viruela

      http://collapse-thedivisiongame.ubi.com/es/#

      Eliminar
    3. Poniendonos serios y realistas. El problema de la gripe es que tarda en dar la cara (estas contagiado antes de que se manifieste) y a algunos los sintomas en determinadas personas son más obvios o molestos que en otros. Hay gente que puede pasar una gripe que le afecte lo mismo que un pequeño refriado y a otros les puede dejar una semana en cama o peor. Si hablaramos de un virus que creara zombies, imaginando que se transmitiera por mordiscos-contacto con fluidos, sería muy difícil que se produjera una pandemia de manera rápida. No es lo mismo tener fiebre y vomitos a que alguien empiece a pegar bocados por la calle. Llamaría la atención de los medios y autoridades enseguida, por lo que seguramente se controlaría bastante rápido. Un virus por muy rápido que actúe necesita un tiempo para poder replicarse. Las personas mordidas por un zombie biologicamente hablando no se podrían convertir inmediatamente en zombies. Ni siquiera con virus tan letales y rápidos como el ébola pasa eso. Esta es mi humilde opinión como bióloga.

      Por eso en mi historia el contagio es por un agente externo que pueda afectar a varias personas a la vez y con un tiempo de incubación antes de que la transformación.

      Eliminar
    4. Hi de nuevo!!!

      Lo que se conoce sobre la biología actual no creo que tenga muy en cuenta el virus zombi. A lo largo de las décadas hemos podido ver como la cepa muta. Zombis que tardaban horas en transformarse, ejemplo las pelis de Romero que además son lentos o el remake "Amanecer de los muertos" que también tardan en hacer efecto pero son rápidos, sin embargo a medida que avanzamos en los años hemos descubierto que una simple gota, no sé si era 28 días después o secuela, no daba tiempo ni a gritar "corred" antes de que el tipo que le ha caído la gota en un ojo ya esté infectado y persiguiendo a los otros como si fueran un bocadillo de jamón serrano pata negra.

      Hablo fílmicamente, pero en vistas a la realidad, si pasara un brote zombie, no estoy de acuerdo en que se tomarían medidas muy rápido y menos en España... mira el caso ébola... eso en cierta medida se puede controlar. Pero si en vez de ébola ¿hubiera sido zombie? Un mordisco a enfermera, ésta no dice nada se va a casa y la liamos, nadie quiere sucumbir sucumbir ante un virus así y ser conejillo de indias de los médicos. Me remito al caso ébola que la enferma se fue a casa sin saber que lo tenía y la fueron a buscar. Imagínate que esta enferma no supiera que el virus Z se contagia por A o por B y se va a casa ¿como controlas eso? Creo que la sanidad de muchos países no está preparada para un posible brote ¡ojo que en América hay cursos para enfermeras por si el apocalipsis estalla para saber que tienen que hacer! O_o O por lo menos eso es lo que se lee por Internet :)

      Para no ponerme tan seria, la incubación de un virus zombi sería diferente a una de gripe según si el creador es fan de Romero o de Boyle mua ja ja

      Entiendo lo que quieres decir que una cepa no se puede extender tan rápido, pero ¡MUYER que el virus Z no es una cepa cualquiera!

      Después de esta charla que no nos llevará a ninguna parte, ya me reiré yo en mi búnker anti-zombis de vosotros humanos cuando estalle el apocalipsis, me voy a comer un limón :)

      Besitos :)

      <3 <3 <3

      Eliminar
    5. Bueno, este tema zombi daría mucho que hablar y más de mi ya que me gusta mucho divagar en como se extendería, te podría contar mil maneras que se me ocurren, pero tampoco quiero ser un cojín pesadito. Podría ser un virus, un parásito, un vete su a saber que...

      También cabe la posibilidad de que además de por mordisco sea por saliva, que mates a uno y entre las uñas se te quede carne y luego te comas las uñas (que guarrería)... uy creo que ya vuelvo a coger carrerilla, voy a por otro limón :)

      Besos de nuevo :)

      Eliminar
    6. Jajaja, ya veo que te encanta el tema. El tema de zombies da para conversaciones interminables. Yo creo que lo del parásito sería más realista, después de todo ya hay parásitos que son capaces de cambiar el comportamiento, como Toxoplasma, que hace que los ratones sientan atracción por los gatos y así el parásito pueda pasar a los mismos. Se dice también que por eso existen las locas de los gatos. A mi siempre me han interesado más los parásitos que los virus, son más entretenidos.

      Y ya veo que te encanta Halloween (también es mi fiesta favorita) ¿te vas a disfrazar?

      Eliminar
    7. siiii me gusta mucho el tema zombi :)

      De momento he disfrazado el blog, pero no sé si me disfrazaré yo todavía, depende de como me levante el día 31...

      En Bélgica se celebra Halloween o son sosos como aquí?

      Eliminar
    8. Son unos sosos, pero cada vez se está haciendo más popular. A los belgas les gusta decorar sus casas por estaciones. Te encuentras decoración de otoño, con setitas, erizos y demás. Por eso ahora es más fácil encontrar decoración de Halloween, algo que me viene genial, ya que los últimos dos años me las he visto y deseado para poder decorar para la fiesta. A ver si este finde empiezo con el traje de este año.

      Eliminar
    9. ¡con traje y todo! ¿me lo enseñarás? Como aquí no se hace nada, por lo menos no han anunciado nada.. espera sí, en el pub del pueblo viene no sé quien de la tele... O_o ¡madre! bueno, a lo que voy, como no se celebra nada supongo que haremos lo de cada año, pastelitos en forma de cosas terroríficas y sesión de cine hasta que nos durmamos todos...eso si pá no ha terminado la Ouija mua ja ja ja

      Eliminar
    10. Por supuesto, como anfitriones tenemos que dar ejemplo (aunque no son trajes espectaculares ni mucho menos).

      Oficialmente no se hace nada. El año pasado si que hubo algún que otro pub que decoraron para halloween. Yo antes hacía los maratones de pelis de terror, pero hace dos años se me ocurrió celebrarlo y parecía que todos nuestros amigos estaban deseando que alguien lo propusiera. Este año es el tercer, a ver que se me ocurre.

      Eliminar
  5. A día de hoy y después de leer esto me alegro un montón de ser abstemia :)

    Me ha gustado mucho, sobre todo por el final feliz, son mis preferidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo era antes de venir a Bélgica, pero una vez estas rodeado de una cultura donde el apreciar la cerveza es tan sumamente importante, es difícil escaparse. Eso si, no bebo al ritmo que beben aquí, que quiero conservar mi hígado sanote.

      Me alegro de que te haya gustado. No quería terminar la historia con un mal comienzo, después de todo es el día 1.

      Besos!!

      Eliminar
  6. ¡Me ha encantado! Muy bien contado, casi que te puedes hacer la peli en la cabeza. Y qué tensión, dan ganas de una segunda parte... Yo lo dejo caer ;)

    ¡Saludetes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya encantado. Tenía muchas dudas porque, como ya he dicho, es el primer relato que escribo. Además, en los últimos años he escrito más en inglés científico que en otra cosa.

      Creo que me tendré que poner con la segunda parte ;)

      Saludos desde Flandes!

      Eliminar