Observatorio Z. Toma 17

Hi! Este es el último relato del reto que lancé hace algunas semanas "¿Qué harías en un apocalipsis zombi?" escrito por mi pá. Me dice que si lo queréis seguir que sea por la calle ya que no tiene ninguna red social, solo el plus pero no le hace mucho caso, eso sí seguidle a cierta distancia que es muy tímido :)

Quisiera dar las gracias a todos los que habéis participado ya que han sido los mejores post que he publicado hasta la fecha. Gracias por vuestros relatos, por vuestros comentarios y espero que quien haya seguido todo el Observatorio Z se lo haya pasado tan bien como yo.

 <3 <3 <3 <3 


Observatorio Z - Relatos sobre el apocalipsis zombie
Ilustración: headbangking




La familia unida...


Menudo día más caluroso. Me ofrecí a acompañar a Marta pensando que en el mercao no habría nadie y que estarían todos en la playa, para encontrarme en que  no ha ido a la playa ni Cristo y que parece que todo Pola de Lena esté en la Plaza, ya sea en las terrazas o fisgando en los puestos de los mercaderes. Es curioso que solo hay colas en los puesto de comida, bueno curioso no, si vemos el perfil medio de la población. En fin, tendré que ser rápido con las aceitunas.

- ¿Qué tal joven? ¿Qué tal tu espalda? ¿Mejor aquí en el pueblo que en la casa de la montaña? Claro que sí, la humedad… - mis respuestas iban siendo si, tal vez, puede, si… hasta que saltó la alarma.

No, no no no no no hoy no. 

- ¿Te encuentras bien mozu?

No pude ni contestar, las piernas me temblaban, sudaba como un cerdo y mis ojos ya buscaban un lugar tranquilo para tumbarme, pero estaba tan lleno de gente que… ¡maldita sea! ni una jodida pastilla me queda en la cartera ¡Marta! ¿Donde estás Marta? y la veo en el puesto del queso encantada mirando vete tú a saber donde, eso sí, estaba rooooja como un tomate. ¿Quién se le habrá colado? Bueno, no está muy lejos, allá voy… apartaos que me encuentro mal… ¡ay! que mareo… seguro que me caigo… estúpida ansiedad… mareo… mareo… mareo… y todo se volvió oscuro. 

Me desperté debajo de un puñado de cartones y con fuerte dolor en la cara ¿Qué ha pasado? No tengo ni idea pero por lo menos sé que Marta ha estado aquí ya que me ha dejado la sudadera como almohada, eso lo hace una madre o tu novia y mi madre está a mil kilómetros de distancia. Dejé de pensar en madres y novias y puse mis orejotas a trabajar.

Jooooder, zombis. Un ataque zombi en Pola. No sé si reír o llorar ¡lo que siempre quise está pasando! Gracias oh gracias oh gracias… espera… la mochila… seguro que habrá otra pastilla… por favor que haya otra pastilla… siiiiiiiiiiiiiiiiiii. Bien dejaré que actúe y saldré de debajo de mi escondite. No me juzguéis, hay muchos que desean lo mismo, lo he visto en series, películas, en conversaciones entre fans del género, entre amigos… espera que no tengo amigos… bueno que lo he oído, dejémoslo ahí. Vale, ya está...  me noto menos nervioso, el Lorazepam ha hecho su efecto, te quiero droga legal. Siempre he pensado en mil soluciones ante un ataque zombi ¿Por qué coño no se me ocurre nada ahora? La emoción… si debe ser eso… aunque muy a mi pesar creo que es más bien el miedo.

Bueno, al final me decido a sacar la cabeza y sí, es exactamente como me lo había imaginado, sangre, gritos, lágrimas que no se irán con la lluvia… ¡espera! Veo a Marta corriendo cual gacela, madre mía, y luego se queja cuando le hago correr cien metros. Cabeza piensa… si he visto a Marta no he pasado tanto tiempo inconsciente y si Marta corre por la calle de abajo yo iré por la de arriba ¡joder chica, o te encanta esto de los zombis o no piensas en nuestro famoso atajo! 

Al levantarme me vienen un poco de nauseas y expulso el Eko de esta mañana recubierto en bilis, que más da, no sería la primera vez ni la última seguro, pero a quien le importa, lo importante es que me ponga en movimiento y eso mismo hago. Me voy calle arriba, de noche suele haber gente por los bares y pubs pero de día parece el desierto de los Monegros, así que no me cuesta nada llegar hasta casa… pero… por la parte de atrás... y claro... viviendo en un segundo piso y con unos canalones más viejos que Matusalén… muchas esperanzas de estar a salvo de inmediato no las tengo. Aun así mi cabezonería hace que recorra las carboneras por si de un salto puedo por lo menos llegar al primer piso ¡ostia puta ni una jodida carbonera en pie y la única que está bien está demasiado lejos!

- Pffffff mrrreuuuuu - hombre el gato birrioso.

- ¿Qué tal gatuno? ¡Sí, ya sé, muchos zombis y poca comida! Anda sube a mis hombros que te llevo conmigo.

Eso de recoger animales de calle es mala idea, no solo estoy cansado y nervioso por Marta sino que tengo la cara llena de arañazos.

- ¿Quieres estar con zombis o conmigo birrioso? - y se acurrucó emitiendo ese sonido tan bonito que emiten los gatos.

¿Que es esto? Un apocalipsis zombi y yo hablando de ¡gatos! Perdonad… 

Y después del “te perdonamos Sergi” vuelvo a la acción. Esta vez tendré que ir por delante, así que me meto en el garaje derruido que sirve como camino de la calle a las carboneras y…. ayyyyyyyyyyyy… me han mordido… noooooooooooooooooo… siempre me lo temí, ser uno de los primeros infectados y no ver como el mundo se va a la mierda… bah que asco… y encima el gato birrioso se ha largado… 

¡oye zombi! para ya de morder, es suficiente con una mordedura ¿no? “grrrrrggadd” me contesta… y se va.

Lo siento Marta, lo siento Mixa, lo siento Mini-Fu y Junior… esto no es lo que había planeado… siento dejaros solos… 

FIN

¿Fin? Y un cuerno, tengo un plan. Voy en dirección al portal de mi casa con el brazo levantado gritando ¡soy un zombi! ¡soy uno de los vuestros! ¡aargggg! Hasta que llego al número que marca mi portal. Subo corriendo las escaleras pensando a ver si Marta todavía guarda algún aloe vera que me sirva para la mordedura ¿sirve para eso no?  y mientras me acerco a  la puerta de casa  una sonrisa se me dibuja en el rostro al oír:

- ¿Má?

- Dime pequeño Mini-Fu

- ¿Podremos matar algunos zombis mientras vamos a por pá?

- No lo dudes cojín, eso, no lo dudes.

Continuará.... 



¡Seguro que una combinación de aloe vera con otras plantas de má le deja al pá el brazo como nuevo o eso o pronto veréis el primer cojín zombi!

Quizás también te interese...

11 comentarios:

  1. Hi! Iba a decir que ahora es el turno de pá de contestar a sus fans... ¡pero si no tiene ninguno! mua ja ja ja O_o uy que me quedaré sin limones esta noche... Yo soy tu fan número 1 pá :) y también la más pelota :)

    Mientras el pá llora por sus no comentarios mua ja ja ja yo iré preparando un par de regalitos referentes al Observatorio Z

    besitosss

    ResponderEliminar
  2. Hablar de gatos siempre es buena cosa, aunque se esté en mitad de un ataque zombi. Pregunta de persona con pocas luces: Si es la última entrada de esta serie ¿cuándo y en qué circunstancias va a continuar la historia? Me he quedado en ascuas.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grrrrrrrrrr mi pá ha querido borrar sus comentarios... y lo ha conseguido ¡pero también me ha borrado mis respuestas! Es que es muy tímido y cuando está enfermo es como si estuviera borrachín y a veces se atreve con los comentarios... pero luego cuando sana le da mucha vergüenza y se pone nervioso y empieza a borrar a mansalva.

      Me ha pedido que responda yo por él así que...

      Los gatos siempre son bienvenidos y serán recompensados con caricias y comida :) Habrá una sorpresita para el final definitivo de los relatos.

      Besitos :)

      Eliminar
  3. Iba a hacer la misma pregunta! Cuándo continúa? Cuándo? Cuándo? Cuándo? No nos dejes así Mini-Fu!!!!
    Lo positivo es que Sergi puede infiltrarse en la manada zombie y el chico parece ser positivo, seguro que se nos salva :)
    Me ha gustado la emoción que ha sentido al ver el apocalipsis pero al mismo tiempo el miedo se ha apoderado de él inmediatamente jajaja.

    Esperaré el final! Besotes!

    PD: no quiero que se acaben los relatos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Naiara :)

      Pronto, muy pronto y vendrá de la mano de... ¡eso es una sorpresa!

      Creo que los fans de los zombis les pasaría algo parecido con ese encuentro de emociones, por una parte ¡yupiee, por fin está pasando! y por la otra ¡Oh no, me he hecho pis encima! mua ja ja ja. Esto de las emociones humanos es como un torbellino :)

      Tranquila habrá más relatos en breve... ¡a mi también me encantan!

      Eliminar
  4. Con respecto a los comentarios... Es verdad que Sergi no es muy positivo no... Pero ahora parece que ve algo de luz al final del túnel, si llega a escribir este relato hace años seguro que hubiera terminado siendo devorado por una manada de zombies rabiosos jijijiji

    La verdad es que yo también quedé sorprendida cuando leí el final :D Espero que el aloe y las plantas que tengo en la despensa brujil sean suficiente... Y si no siempre me quedará el hacha para evitar que se extienda la infección x'DD

    Mini-Fu... Te he visto estos días pasando mucho tiempo escondido en el cuartito... ¿Que es lo que tramas? ¿Un regalito? Estoy deseando verlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, ¿has visto el pá como ha borrado comentarios? tendré que cambiar la contraseña... supongo que "limones" era muy débil.

      ¿Un regalito? Ya verás má!!!!

      Besitos para ti también :)

      Eliminar
  5. Eso de que le sigan en la calle me encantó, yo no lo diría porque a mi no me gusta que me sigan en la calle pero si me gustara lo diría jajaja


    El relato estuvo bien, acá hay una nueva fan

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Parece que los zombies son un buen tratamiento para la ansiedad.
    Mini Fu, tu pá y tu má son tal para cual.
    Me voy a leer el final de Junior, a ver si se salva Sergi con el aloe vera XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dicen: pon un zombi en tu vida y la vida te irá mejor... ¿no? ¿no dicen eso?

      Siiiii, se han encontrado, los dos son muy especiales mua ja ja o tendría que decir: espaciales.

      Besitos

      Eliminar