Observatorio Espacial: Anotación 002

Hi!

Segundo relato de nuestra saga familiar en el espacio. Si te perdiste la primera la puedes leer aquí. En esta ocasión es pá quien narra lo acontecido en la nave. Y como pá es hombre de pocas palabras no digo más. Con todos ustedeeeeeees: Despertares.

Despertares - Observatorio Espacial



Despertares por Pá



Capítulo I: Primer despertar

El mismo sueño se repite una y otra vez. Una colina verde. Mis hijos correteando alrededor de una cometa mientras yo estoy tumbado en la hierba y tan solo dejo que el sol me caliente mientras mi mujer me canta una canción; la canción del pollito. Es una canción infantil pero parece encantarme porque me siento… feliz. Algo me pica en el brazo, malditos mosquitos. El picazón empieza a extenderse por todo mi cuerpo, la sangre me arde y estoy hambriento… muy hambriento. Tan hambriento que cuando me he comido a mi familia todavía sigo con hambre y luego oigo una voz, una voz suave, familiar que me dice “es hora de despertarse Capitán” y el sueño se va desvaneciendo entre ritmos placenteros. 

“No le pasará nada, Señor” me decían. “En estado de criogenización es imposible soñar” me afirmaban. “Ya verá que cuando despierte se sentirá como nuevo” me repetían. Me encargaré personalmente de hacerles entrega de todas las bolsas llenas de vómitos y seguramente, parte de mi estómago. 

- No tiene muy buena cara, Capitán.

- Puede ahorrarse sus comentarios Doc. ¿Como está el resto de la tripulación?

- Muy bien, más de lo que esperaba. Han repasado la misión y están entusiasmados, puede que excitados sería la palabra más correcta. Están como…

Mientras el bueno de Doc iba buscando sinónimos de la misma palabra para demostrar que había ido a la universidad, yo me maldecía por no haber podido repasar el informe de la misión. Aunque en mi defensa tenía esas bolsas llenas de vómitos para demostrar lo que había estado haciendo durante una hora y media y la promesa de “tranquilo Bowman, ya verá que cuando despierte recordará cada detalle de sus lecturas”, me salvarían de una buena bronca. Recordadme que cuando vea al tipo este de las fracesitas, le de el regalito más grande. Aunque pensándolo bien, cuando regresemos estarán jubilados o muertos. Quien ríe el último...

- ...incluso han pensando en las múltiples…

- Corte el rollo Ray…

- Prefiero Doc, si no le importa.

- Claro, Ra… Doc. Como verá, he estado muy ocupando haciendo paquetes. ¿Por qué no es tan amable de refrescarme la memoria?

- ¡Capitán Bowman! - chilló el tipo como si le hubiera metido dos dedos en el ojo - ¡Mi posición y trabajo es la de ocuparme que todos los tripulantes de esta… - bla, bla, bla

- Traaaaaanquilo cowboy, anda tómese un Lorazepam y regrese junto a la tripulación. En breves estaré allí.

Curioso, muy curioso. Mientras el Doctor Ray se iba todavía predicando sobre sus derechos, tuve un déjà vu al pronunciar el nombre del medicamento, pero no tenía ni el más mínimo sentido para mi… ¿Un mercado? ¿Cartones que me cubrían? ¿Gritos? ¡Como odio despertarme!

- Vamos a ver si Mini-Fu sirve para algo más que para hacer de despertador...

- Claro Capitán Bowman. ¿Quiere un zumo de limón?

- ¿Qué?

- Perdone, un lapsus de aburrimiento. Seguro que quiere que le ponga al día de la misión, ¿verdad?

- Ajá

- Bien, usted es el Capitán…

- No me digas lo que ya sé y… - ¿De verdad, lo sabes? -

- ¿Quién está ahí?

- Soy yo, Mini-Fu.

- No, no. Hay alguien más, ¿no lo has oído?

- Creo que chochea capitán, ¿Aviso al Doctor?

- No carajo… Da igual, sigue con el informe. - ¿Tanto daño te hicieron que no reconoces a Mini-Fu? - esta vez me guardé la voz para mi mismo. ¿Será otro efecto secundario de dormir como las marmotas? De momento me engañaré y responderé que sí.

- Nuestra misión consiste en descubrir que esconde la nave Lewis & Clark, la que encontró la Even Horizon desaparecida en 2040…

- ¿No era una película eso?

- ¿Como Señor?

- Nada, nada, continua. - Date prisa “Capitán”. Tic tac, tic tac. - Ignora la voz Bowman y concéntrate… 

- ¿Está seguro que se encuentra bien?

- Deja de preocuparte por mi salud y arrea, que tengo prisa.

- Pues estamos delante de la Lewis & Clark, no hay comunicación y hay que entrar dentro y ver que ha pasado y por favor, no sea tan maleducado conmigo, que aunque máquina soy, sentimientos tengo.

- Sí, claro. Y yo estoy casado y tengo hijos… - Veo que empezamos a recordar. Pronto, muy pronto…- ¡Cállate! Tan solo era un sueño, ni siquiera me acuerdo de la última vez que estuve con una mujer. Mi vida es para y por la empresa Weyland-Yutani y…

- Doctor Ray, preséntese en la cabina del capitán y, ¡rápido por favor! - y antes de poder insultar de mil formas diferentes a la maldita tostadora me caí de bruces contra el suelo no sin antes dejar caer una lágrima por el inevitable despertar que me esperaría.




Capítulo II: Segundo despertar

Recuerda. ¿Qué recuerde qué? Tu vida en la Tierra. Nunca he estado en ese sitio, he crecido entre las estrellas, flotando en un océano negro. No siempre fue negro. Pues enséñame. 

Recuerda - Observatorio Espacial
Clic en la imagen


Me has despertado... y la realidad es más hermosa de lo habitual. 




Capítulo III: Tercer despertar

- Se está despertando – dice una voz femenina.

- Dale un mamporro. Todavía no hemos llegado – le contesta la voz de cazalla de Hardin.

- Ya le he dado tres veces y ni siquiera sangra – Ellen parece asustada.

- Pues por eso lo tenemos que sacar de la nave… esa cosa… esa cosa seguro que se le ha metido dentro.

- No sé… Rico también parece un poco ido.

- Luego nos ocuparemos de ese argentino.


Despierta Sergi. ¿Marta? Mua ja ja no, todavía no. ¿Quién eres?¿Dónde estoy? Mi cabeza me duele. Tres preguntas, como tres deseos que te voy a conceder… a medias.

Iré rápido ya que el tío que está escribiendo este relato se le terminan las tres páginas permitidas y encima el muy bruto ha escogido un tipo de letra grande. PD: Señor escritor, ¿Podría cambiar de letra mientras cuento mi parte? Me molesta un poco esta... Así que… ¡oh, gracias!… Mi nombre es Arra y soy un viajante de planos dimensionales. Me dedico a lo que vosotros decís “tocar las pelotas” y mientras voy y vengo a veces me llevo algunas naves, gente o planetas de un plano a otro. Las razones de porque lo hago son muy sencillas: puedo y quiero. Además me gusta las reacciones de otras razas al verse desplazadas de su realidad. ¿Esperabas algo más complejo? Mua ja ja. Maldita sea, tanto estar en tu mente se me ha pegado la risa de tu vástago Mini-Fu. 

  Antes de decirte donde estás, te contaré cómo has llegado. En la Tierra, hace años hubo un apocalipsis zombi y pudiste escapar junto a tu familia… sanos. Al fin y al cabo el Áloe Vera de Marta hizo efecto, pero os quedasteis dormidos y fue cuando la Fundación os abdució y tras pasar años jugando con vuestras mentes os soltó por ahí. ¿Por qué? Porque también pueden y quieren, además son los que organizan los juegos y yo soy un participante, pero eso ya es otra historia que deberá ser contada en otra ocasión. Si le das un poco al coco puede que lo entiendas, aunque he podido observar que los terráqueos eso de darle al coco no se os da muy bien y lo queréis todo masticado… en fin, pasemos a donde estás ahora. Estás en la cámara de descompresión. Algunos tripulantes querían echarte fuera de la nave pero en el último momento no se han puesto de acuerdo y se han dado de hostias como panes hasta sacarse los ojos. Para tu dolor de cabeza te recomiendo una aspirina y reposo a no ser que quieras largarte de esta nave con Mixa y Mini-Fu antes de que me la vuelva a llevar a otro plano. Te diría que tienes dos minutos y pondría una alarma estridente, pero son demasiados clichés, así que tranquilo, levántate, haz unos cuantos estiramientos, coge a tus dos familiares, sube al cohete de salvamento y quizá nos veamos en otra ocasión. No te preguntes porqué te he salvado precisamente a ti, no sé, me caes bien… Mini-Fu también me cae bien así que ya estamos otra vez con el quiero y puedo. 

Por cierto, ¿oyes eso? Es la alarma, si yo fuera tu me levantaría enseguida y me pondría en marcha cagando leches ya que el tiempo corre tic, tac, tic, tac… Mua ja ja ja Mua ja ja ja 




Capítulo IV: La huida

Así que ya veis en que lio estoy metido. No sé donde están los otros tripulantes, tengo que perseguir a Mixa, la sirena hace que me duela todavía más la cabeza, tengo que recoger a Mini-Fu, hacerle entrar en razón y escapar con el cohete… Pues a correr se ha dicho. ¿Donde estará Mixa?

- Miaauuuu

- Tú siempre tan oportuna. Anda ven aquí, ¡oye no te escapes!

Estoy en la enfermería. La bióloga, Susan, está tendida con un bisturí en el ojo y veo que algo se mueve debajo de la mesa de reconocimiento. 

- ¿Mixa? - no, no es Mixa. Es el Doctor Ray en estado catatónico. Parece que sus ojos se abren cuando descubre que estoy ahí, me levanto de golpe y me doy un tortazo con la mesa y con la rabia le doy otro tortazo con el puño abierto. Más dolor de cabeza y encima dolor en la mano. Suerte que Doc ha vuelto al planeta de los tontos.

Me desorino, así que aprovecharé el WC del pasillo. Abro la puerta y veo un montón de fabada mezclada con vísceras y sangre. No reconozco el cuerpo pero si veo una huellas de gatito. Las sigo y me llevan al laboratorio donde encuentro a Ellen, Rico e Isaac muertos. Parece que se han matado entre ellos. El dolor de cabeza sigue en aumento.

Por fin llego a la sala de control. No solo es el sitio donde está Mini-Fu sino que ahí me encuentro a Mixa relamiéndose las patitas. El dolor de cabeza es insufrible y como no, me estoy a punto de desmayar. ¿Cuantas veces llevo ya? Por si acaso, cojo el diario de abordo y anoto unas palabras por si al despertar vuelvo a tener un ataque de amnesia. No me da tiempo a anotarlo todo así que…

Bien parece que me he despertado y aunque la alarma es cada vez más sonora se me ha quitado el dolor de cabeza, parcialmente. Cojo un destornillador y abro la caja donde está Mini-Fu. Mientras esta rogando que le deje en paz, me pregunto como será su apariencia, ¿Será una placa Madre con infinidad de chips? ¿Un nanochip? Un tornillo más y lo sabré… anda mira, la canción del pollito. 

Caja abierta y para mi sorpresa Mini-Fu no ha cambiado nada. Es un cojín con un micrófono y un vídeo VHS al lado. Parece ser que con el shock se ha desmayado… menudos genes tenemos en la familia, madre mía. 

Por fin, Mixa, Mini-Fu y yo estamos dentro del cohete salvador, aunque pequeño es muy reconfortante y mientras una ronronea durmiendo, la otra se despierta.

- ¿Pá? ¿Eres tú?
- Por fin te has despertado Mini-fu, creía que te había perdido para siempre.
- No entiendo, ¿qué ha pasado?
- Acomódate, pequeño cojín. Todo empezó cuando…

Fue la primera vez que vi llorar a Mini-Fu y después de una larga conversación y dar gracias a Arra por no meternos prisa, aprieto el interruptor de desacople y salimos disparados al espacio. 

- Y, ¿ahora qué, pá?

- ¿Crees en el destino Mini-Fu?

- Claro

- Yo también, es por eso que pronto ella nos va a encontrar.

- ¿Te refieres a…

Continuará


¿Todavía quieres saber más?

- MINI-FU 9000 por Mini-Fu - Primera parte
- Por el bien común por Marta - Tercera parte
- Junior en el espacio por Junior - Cuarta parte

¡Qué emocionante! ¿Qué les deparará el futuro? 

Quizás también te interese...

11 comentarios:

  1. Cojines interplanetarios... ¿qué más nos queda por ver? Desde Asturias a la luna... ¡y más allá! Mola el cuentito, no sabía que habçias estado haciendo esto ^o^

    ¡Y deja en paz a los argentinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Como que no sabías? Si te envié un e-mail hace tiempo por si querías participar... ¡A ver si somos más organizados! Ahora te dejo un enlace a tu blog por si quieres aportar tu granito de arena :)

      Eliminar
    2. ¡Y no me meto con los argentinos! Lo que pasa que Rico es argentino. ¿No has visto Starship Troopers?

      Eliminar
    3. Ya recuerdo, es verdad... es que estoy sin tiempo cojincillo. Tengo un gran objetivo desde el año pasado y estoy totalmente entregado. Hasta que no lo consiga no tengo vida, ¡no estoy ni leyendo! Sorry :(

      Si, claro que la vi pero hace ya unos sotopocientosmil años, o así.

      Eliminar
    4. Espero que lo consigas antes de sotopocientosmil años... Y no te pase como a los dinosaurios mua ja ja ja

      Eliminar
  2. Qué lío... Ni siquiera estoy segura de haberme enterado bien pero acabo de volver del trabajo y tengo sueño, así que será cosa del empanamiento. Jajajaja. Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Como te atreves a leer el relato sin haber dormido? Cuando estés más despierta lo verás de otra forma... o puede que no... quien sabe :)

      Besitos

      Eliminar
  3. Seguro que Má viene al rescate como guerrera intergaláctica. Me gusta que sea la continuación del apocalypsis :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero má todavía no se ha sentado a escribir... aunque según ella lo ha pensado, es un poco despistadilla esa má y va a terminar recibiendo un golpe de remo.

      Me alegro que te gustara :)

      Besitos muamuamua

      Eliminar
  4. Por fin he sacado un hueco para leerlo! Madre mía que de información junta jaja.
    Me gustan las referencias a ese problemilla zombi de la Tierra. Desde luego la familia no puede quejarse de aventuras :)

    "Aunque máquina soy, sentimientos tengo" C3PO fusionado con Yoda x)

    Besossss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con HAL y con un Cylon y con Her y con Jane... Pero si te soy sincera no había pensado ni en C3PO ni en Yoda, aunque siempre es bueno conocer los puntos de vista de los demás. ¡Me encantan estos retos!

      Muchos besitos Nai muamauamuamauamaumau

      Eliminar