Observatorio Espacial: Anotación 003

Hi!

Demos una cálida bienvenida a Keren en el Observatorio de Mini-Fu <yo  que se estrena con un relato muy futurista sobre constipados, Marte, zapatillas voladoras y batallas extraterrestres. 

Esta chica tiene un blog: El Rincón de Keren. También tiene Instagram - @sweetblackyeye ; Facebook y Twitter - @Kturmo

Aventura Interestelar - El Observatorio de Mini-Fu
Imagen de Marte - skeeze



Aventura Interestelar 2050 por Keren


AÑO 2050

Si la tecnología en 2016 ya nos absorbía, en 2050 los móviles desaparecieron y fueron substituidos por aparatos similares a los relojes controladas por la voz. Los televisores son ahora hologramas que solo aparecen para informarnos del estado del país. De los coches… ¿qué podría deciros? Las autopistas fueron substituidas por plataformas magnéticas para uso exclusivo de aero coches que ahora sobrevolaban las calles y junto con chips que fabricaba el estado se podía saber desde una central y mediante esa plataforma, la identificación del propietario de los aero coches. A estas alturas os habréis dado cuenta que las matrículas pasaron a la historia ¿no? y ¿qué decir de los parques? ya no existen, los jóvenes están absortos de los nuevos juegos con cámara implantada en los cerebros para poder tenerlos controlarlos y manejarlos a todos a su antojo. Los centros médicos también dejaron de construirse, en su lugar, cada persona tiene integrada una silla confortable con una malla que tiene unos parches y estos parches analizan el sistema inmunológico que te envían vía correo aéreo todos los medicamentos.  Lo único que no ha cambiado son las pastillas. Las farmacéuticas, se inflan a base de bien. Ahora bien, tanta tecnología no pudo con un simple resfriado y he aquí como empieza mi reclutamiento, con un simple resfriado. 

Jueves 09 de febrero del 2050 

Lo de ser ama de casa ha cambiado completamente, puesto que ahora hay robots que el estado paga y lo pone a tu servicio. Con una tarjeta de bonos pagas la otra mitad que el estado no paga. ¿No os lo he dicho? El euro está obsoleto y ahora lo que serían euros son bonos en una tarjeta de plástico que hay que introducir por una ranura integrada en todas las casas de ahora en adelante. 

Con tanto avance tecnológico y yo con un resfriado de narices. Me disponía a hacer algo con mi vida pero no podía moverme apenas, así que utilicé mis zapatillas Van que me regaló mi nieto. Son muy útiles, porque te elevan del suelo tan solo con inclinarte hacia la dirección en la que quieras ir y yo quería hacerme un chequeo para que me mandaran algo para tanto moco, dolor de garganta y dolor de cabeza. ¿Para esto hay tanta tecnología? Maldita dinastía Rajoy no contentos con el padre, ahora gobierna el nieto de Rajoy y bueno, puede que no haya tanta delincuencia en esta zona pero siguen robando y chupando del bote como los que más. Tener vida para esto, << ¡habrase visto!>> 

Me senté como pude en la silla y cuando ya estuve cómoda me adherí los parches y comenzó el reconocimiento. Primero el análisis de sangre que el estado nos imponía para no propagar microbios que aunque pareciera tedioso solo duraba 5 min y solo costaba un bono. Leucocitos… eritrocitos… Monocitos… Eosinofilos… Trombocitos… Cargando… dióxido de carbono… Neutrófilos…  Basófilos… Cargando… 

La máquina siguió nombrando todos cada uno de esos nombres tan raros que acababan en citos o en filos y yo no podía con mi vida, no podía parar de toser. La máquina seguía su curso.  

Decidí coger mi tabletpad que ahora se utilizaban para ofrecer a la comunidad música de la época de la catapum y yo pues añoraba aquella época en el que la gente utilizaba el cuerpo y la mente para disfrutar de aquellas armoniosas melodías. Sintonicé una cadena que había sobrevivido a los ataques cibernéticos de china y que ahora funcionaba bajo la supervisión de Estados Unidos o lo que quedaba de ella tras las guerras por el control de las redes. Cadena Dial.

No llevaba ni una hora escuchando a Sergio Dalma con su… “bailar pegados es bailar… “cuando se emitió un comunicado en el que anunciaban que una tormenta de asteroides se acercaba a Andalucía. habrían interferencias durante al menos una hora larga y el holograma dejó de emitir señal. 
El MedicalCall o en castellano asistencia sanitaria o como yo lo llamaba “la dichosa maquina” al fin acabó con el proceso con un shotscreeners de los medicamentos que me llegarían en quince minutos ya que el shotscreen o la “fotito” ,como solía decirle, se enviaba automáticamente a la central del correo aéreo. 

Ahora tenía que lograr incorporarme como pudiera y mirar las noticias por un televisor que guardé. Esos con culo que mi nieto consiguió adaptar para que pudiera ver mis noticias. Las noticias se emitían desde Marte y desde que la Nasa confirmó que se podía vivir en aquel planeta, los políticos, prensa y personajes públicos hacen vida allí. Libre de este aire de vapores tóxicos debido al cambio climático pero que todos los ciudadanos estamos acostumbrados, por lo menos los de mi edad ya que mis hijos estaban buscando apartamento en Marte, por la calidad del aire, pero también es cierto que a su marido, le había salido un buen trabajo vigilando el tráfico aéreo en una central. 

No daban nada más que basura estelar, << ¡maldita televisión! >>, pensé mientras estaba de pie, en medio del salón. 

Decidí invitar a la vecina y hablar un rato como se hacía allá por el 2 016 pero otro avance con el holograma comenzó y es que la lluvia estelar había puesto la tierra en peligro y corríamos el riesgo de ser atacados por una raza que viajaba de planeta en planeta a la cual el servicio militar estelar había conseguido alejar pero que por lo visto no con efecto, puesto que estábamos en estado de amenaza planetaria y se solicitaba el servicio de todo ciudadano, fuera hombre o mujer que estuviera dispuesto a luchar contra aquella extraña raza de la que solo nos habían hablado por las noticias. 

En ese momento, me llegaron los medicamentos, mientras emitían cuando deberían presentarse todos aquellos que quisieran luchar por el planeta. 

Mi vida pasó por delante de mis ojos como en diapositivas veloces y pensé que nunca había podido hacer nada que mereciera orgullo o una medalla. Tenía la ventaja de que había conducido las naves estelares de aquel instituto prestigioso del que se me prohíbe hablar pero siendo el estado y siendo todos militares, ellos lo verían en mi ficha técnica, además, mi marido hacía años que había fallecido, así que me decidí. Sabiendo lo desesperados que estarían por reclutar al máximo de gente no esperaba una negativa. 

Tenía que ir a la sede que se llamaba Centro Planetario y ahí que me fui para saber la gravedad del asunto y así saber a cuánta gente reclutarían. Cotilleo puro y duro. 

Estaba en el Aero coche cuando mi hija me envió un mensaje del que no hice caso y al ver que pasaban los minutos y no le contestaba,  me llamó para contarme lo que ya sabía. Estarían pensado en irse a Marte para estar a salvo pero yo me negaba y mi hija se decepcionó al saber mi decisión, pero yo tenía que hacerlo. 

<<¡No soy una simple ama de casa! >> ,pensé mientras sobrevolaba los cráteres que se habían formado cerca del Alcazaba, de los cuales salían vapores que te impulsaban hacia los lados y tenías que agarrarte bien porque ahora no se controlaban los coches desde el volante, sino que se marcaban las coordenadas del lugar al que querías ir y el aero coche te llevaba a tu destino. Por lo que te dejabas llevar. 

Pasamos por la zona oscura. Era donde todos se robaban entre si y estaba el jaleo, pero en ese momento hubo un temblor y juraría que fui abducida por algo. Vi una luz que envolvía el aero coche y me succionaba hacia el interior de… ¿una nave? Me desmayé. 

Cuando desperté, estaba sentada al lado de alguien con uniforme que parecía General o eso me pareció.

El hombre era pálido, con un tono rosado en los labios, algo de barba de unos días y de  mediana estatura. Él, estaba ante un mando y en efecto, estábamos a los mandos de una gran nave espacial, eran de la flota planetaria de Andalucía, concretamente Almería. El hombre dijo  unas palabras que no conseguía entender. Se oía en la lejanía y yo intentaba incorporarme para prestar más atención. Entonces, el giró el cabeza sobresaltado, mirando al frente como dando órdenes. En cuanto pude  oír con claridad, me encontré al frente de aquella flota planetaria. Fue cuando pude oír con claridad lo siguiente: 
Ha sido seleccionada por su gran labor en el instituto Bridgeham. Necesitamos de su colaboración para combatir contra esta extraña raza que en unos espacios tiempo se nos echaran encima y arremeterán contra nosotros despiadadamente. Su labor aquí, es guiar al equipo para que puedan, en un intento por colarnos en su sistema y en sus naves, usted nos conducirá lo más cerca posible de las tropas enemigas. ¿Está con nosotros? – dijo contundentemente

Ante tal honor y viendo que mi respuesta a todo lo que había estado esperando desde aquel refriado que no me dejaba en paz , acepte sin apenas pensar, dirigí a aquella flota lo mejor que supe hasta nuevas órdenes del General Greck.

Los mandos eran como en el Bridgeham, solo que ante mi podía presenciar una amplia panorámica de las galaxias y de la tierra. Ahora parecía como cuando era niña, tan inocente y segura, pero a la vez tan llena de peligro… tan vulnerable…

A la derecha, había un botón rojo el cual debía accionar cada vez que pasábamos cerca de alguna galaxia. Lo que este botón hacía , era mantener estable la nave para yo únicamente ocuparme de mantener el rumbo mientras de vez en cuando , en la pantalla, me aprecian las coordenadas en un lado , la longitud, latitud y la gravedad. Desde la tierra supuestamente controlarían el ataque por radio para mantener alerta a toda mujer y niños, que no podían permitirse irse a Marte. 

Me mantuve atenta por si aparecía ante nosotros algo que perturbara la calma que en aquel momento había y se abrió el holograma militar: 
General Greck , solicitamos nos informe con la mayor brevedad posible si esos alienígenas están en posesión de algún arma de largo alcance que pueda suponer una amenaza para los habitantes de nuestro planeta. 

En cuanto emitió las últimas palabras se cerró el comunicado y el general comenzó a dar indicaciones a la tripulación. Ya estábamos cerca. Entonces una fuerza nos impulsó hacia un agujero negro como el tamaño de la tierra que cada vez se iba haciendo más y más pequeño. Debía con todas mis fuerzas, mantener la nave porque  debíamos pasar al otro lado del agujero. Traté de hacerlo a la vieja usanza, con los mandos y quitando la gravedad. Cosa que el general me pidió repetidas veces que no hiciera puesto que podía poner en peligro la nave: 
…¡He dicho que pulse la gravedad Keren!, ¡Es una orden! – sentencio con ánimo de que acatara la orden. 

Yo estaba segura de que funcionaria y desobedecí deliberadamente al General Greck. Hubo un una fuerte turbulencia obligándonos a salir despedidos al otro lado del agujero pero yo sabía que no duraría mucho y así fue, conseguí mantener el rumbo allá afuera. A lo que el general contestó algo sorprendido: 
¡Buen trabajo Keren! – Admitió.
¡Gracias señor! –dije con una cara de orgullo.

Habíamos llegado al planeta donde habitaba aquella extraña raza gracias a las coordenadas que desde la tierra enviaron al General. Por suerte o por desgracia, no nos los encontramos mientras sobrevolábamos cerca de Urano, ni tan siquiera cerca de la tierra. Podíamos ver como las naves de aquellos seres preparaban para combatir y a lo lejos, la nave madre. Ahora , debería conducir a los míos hasta un lugar cerca de aquella nave tan inmensa para que los militares hicieran su trabajo. Para ello, nuestra nave espacial contaba con invisibilidad constante. 

Al activar el modo de invisibilidad, intente acércame los más cerca de la nave madre dando la vuelta a aquel planeta negro, sin vida y del que se comenzaban a posicionarse en el cielo las naves más pequeñas. 

Con gran destreza conseguí acercar a la tripulación, sigilosamente, dando paso a que los militares sorprendieran a los enemigos: 
…Todos los militares del sector A1, B1 y sector G  a las compuertas de entrada. Listos para entrar … - dirigió en el General 
Keren, su trabajo aquí terminara cuando una vez se cierren las compuertas volvamos a Marte y de allí le envíen de vuelta a casa sana y salva. – argumentó 
Señor, quiero ayudar en algo más. Si se me permite… - dije otra vez sin pensar en la gravedad de la situación. 
¡Limítese a seguir órdenes o me veré obligado a prescindir de usted en futuras misiones!–anuncio

Esta vez me sometí a lo que dijo el General haciendo lo que me pedía. En cuanto se alejó la nave fui llevada, tal y como dictó el General, en otra nave más pequeña, de vuelta a Marte y de allí, a mí casa. 

Cuando llegué, estaba todo como estaba, todo en su sitio, no había nadie que me esperara en casa y tenía una tensión en el cuerpo que hacía que me dolieran todos los músculos. Así que decidí darme una ducha para destensarme. 

Cuando acabe estaba tan relajada que me quede dormida en el sofá. 

A la mañana siguiente, desperté a las doce del mediodía y lo primero que hice fue poner las noticias para saber qué había pasado con el ataque pero no se había emitido, por lo visto, nada relacionado con lo sucedido así que me hice un café imaginando las posibilidades. 

Entonces fue cuando llegaron mis hijos, mis nietos, mi nuera y mi yerno. Toda la familia vino a verme. Aunque no sabía muy bien porque, me encantó recibirles. Mi hija se acercó a mí y me dijo al oído: 
Se lo que has hecho – susurró 
¿El qué? – dije sin caer en la cuenta
Sé que gracias a ti, la  tierra se ha salvado, lo dieron en un comunicado a las 5 de la madrugada.-Me guiñó un ojo- ¿Creías que no me enteraría? - Me dijo picara
En ese momento no pude sentirme más feliz por mi familia y por mi hija. La tierra estaba a salvo y yo también. Al decir verdad, quería hacer algo diferente a ser ama de casa pero quizás, fue un poquito arriesgado, << La próxima vez, me apuntaré a clases de zumba>>.

Fin. 

¿2050 y todavía existe la Cadena Dial? ¿Habrá McDonalds? ¡Qué se lo pregunten a los Duo Kie!

Quizás también te interese...

12 comentarios:

  1. Me ha matado lo del nieto de Rajoy y lo de Cadena Dial. Jajajaja.

    Bueno, y lo de que la zumba siga de moda en el 2050. Eso sí es ciencia ficción...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, me ha gustado leere y ya me tienes de seguidora, yo también tengo un blog por lo que te invito a el, nos leemos, besoss

    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues acepto tu invitación :) Ahora vengo a fisgonear

      Eliminar
  3. Jajaja ha estado bastante divertido xD Oye, ¿cómo es que últimamente te dió por hacer estas sagas colaborativas? Si se puede preguntar, ¿eh? Solo la curiosidad de mueve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira. Una editorial me fichó, así que robo las ideas de vosotros y me hago rico mua ja ja ja

      Aunque la verdad es que me gusta mucho escribir y leer, sobretodo relatos cortos. Así que me dije, "cojín, ¿por qué no intentas post colaborativos a ver qué tal?" De esta manera, también, hago que la gente interactúe entre sí y sepan que no están solos en esta infinita galaxia. Y quien sabe, puede que algún sía también encuentre otro cojín escritor-lector.

      También lo hago porque me apetece :) Otro motivo es que propongo géneros que me gustan, y es divertido ver el punto de vista de varias personas diferentes. En un principio también era para crear debate sobre relatos pero eso es más difícil. Ya sabes que a veces a la gente le pesan los dedos o pasan de todo. Pero eso no es motivo de desánimo ya que soy un cojín positivo y sonriente.

      Espero haber saciado tu sed de curiosidad y si no es así puedes ir a chupar limones, ya sabes lo buenos que están y lo bien que quitan la sed.

      Besitos muamuamuamua

      Eliminar
  4. Muchas gracias a todas! Siento haber tardado en contestar. He tenido problemas con mi internet. Yo también te voy a leer. Cristina lopez.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días mi querido mini fu y un saludo para ti, Keren, que también nos leemos los blogs ;) la historia ha sido muy curiosa jaja y con final feliz. Me ha encantado que escuchara a Sergio Dalma jaja. Enhorabuena y un saludo a los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días tardíos mi querida Sara, que casi estamos por la tarde ya... Un saludo para ti también

      muamuamua

      Eliminar
    2. Pues a ver cuando te pasas a saludar por la roca que se te echa de menos, cojincito ;)

      Eliminar
    3. Sí Sara, perdona... como se me ha podido olvidar mi humana preferida. Me autocastigaré y en vez de un limón me comeré una mandarina.

      Ahora te vengo a ver :)

      Eliminar
  6. Jajaja, me ha encantado tu historia. Muy original con esa yaya aventurera, luchando por defender a su familia (como las yayas suelen hacer, aunque nos sea en naves espaciales :))

    Pero eso de la Dinastía Rajoy, me ha dado un escalofrío sólo pensarlo.

    Un beso desde el norte y desde ahora te sigo ;)

    ResponderEliminar
  7. Ciencia ficción de andar por casa ^^
    Ha estado genial la verdad, hay mucha imaginación en el Observatorio y mucho humor que siempre es necesario.
    Me he preguntado al acabar: ¿qué ha sido de Jordi Hurtado? Espero noticias del futuro jaja

    Besotes!

    ResponderEliminar