Observatorio Espacial: Anotación 004

Hi!

¿Habéis visto qué carátula más chula para mi blog que hemos hecho mi hermanito y yo? El motivo es que el mes que viene es el cumple del blog, ¡pero no podía esperar más! Y como estamos con el tema del Observatorio Espacial pues eso. Que ahí está.

En esta ocasión tenemos de nuevo a nuestro amigo Daniel de Verde Zona repitiendo participación en nuestro segundo reto de escritura. Nos trae una aventura espacial llena de acción y latigazos, ¡pero no os preocupéis! La violencia no va dirigida hacia los lectores y sin más preámbulos os dejo con el relato.


Observatorio Espacial: Visita a Vernz
Beach Robot por zgul-osr1113




Visita a Vernz


En ese momento sentía mucho sueño y todo el  cuerpo húmedo, estaba totalmente desorientado porque sentía mi cuerpo muy ligero y fue ahí donde empezó todo.

Muy a mi pesar y con mucho esfuerzo, quizás por los efectos de las sustancias que me dieron, abrí los ojos, me costaba enfocar mi visión borrosa, no tardé mucho en darme cuenta de donde estaba. Cubierto por completo de un líquido verdoso, conectado a un tubo para respirar y algunos cables más, me encontraba dentro de un tubo transparente.

Giré levemente la cabeza para poder ver alrededor a través del líquido, era una sala blanquecina con muchos aparatos que desconocía pero que por la forma, quizás adivinaba para que pudieran servir. A lo lejos una ventana acristalada en forma de hexágono alargado con vistas al firmamento.

A mi derecha había otra persona como yo que estaba despertando del sopor de las drogas que lo habían mantenido en estado de coma. Su despertar no fue tan… tranquilizador ya que al verse sumergido y entubado comenzó a agobiarse, el aparato que tenía a la izquierda mostraba sus constantes vitales que se dispararon, el chico se agitaba e intentaba gritar.

Al momento llegaron dos tipos vestidos con unas batas blancas, aunque tenían forma humana sus cuerpos eran algo translúcidos y se podían ver algunas partes de su cuerpo por dentro. 

Vaciaron el tubo, desenchufaron al chico y lo pusieron en la mesa del centro y este comenzó a gritar de forma aterradora.

Uno de los tipos clavó su mirada al tubo donde estaba y me vio que estaba despierto observándolo todo y le hablo al otro tipo, no escuché lo que decía pero acto seguido mi tubo se vació y me sacaron de allí, desnudo.

La “anestesia” ya no estaba en mi cuerpo pero pensé en simular que todavía estaba bajo sus efectos, me examinaron los ojos y la piel para después dejarme en un lado y ponerse con el otro chico que no paraba de gritar, aprovechando el momento de distracción corrí con todas mis fuerzas hacia la puerta y no pare a orientarme, giré a la derecha que era el único camino que se perdía de vista para girar de nuevo a la izquierda e intentar perderlos. 

Quería esconderme y me arriesgué a entrar en una habitación donde no se oía nada, estaba vacía afortunadamente, la habitación blanquecina como la anterior estaba decorada con muchas herramientas en la pared y varias mesas de trabajo.  Todo en la habitación era igual  salvo por una vitrina con un letrero que no pude leer y dentro de ellas varias artefactos raros.

Observé todo el interior con detenimiento, unos armarios con hueco suficiente para esconderme, las mesas o… el sistema de ventilación, ahí estaba, una ranura con unas proporciones adecuadas para introducirme en él. Justo en el instante en el que estaba subido a la mesa quitando las rendijas se abrió la puerta.

- Ufff… que susto por Dios, solo es un robot – dije en voz alta para calmarme.
- ¿Solo un robot? Vaya, que decepción – contestó el pequeño robot con forma humanoide y ruedas de oruga como un tanque con el tono característico de un robot.
- ¡Joder!,  hablas demasiado bien para ser un robot, espera… ¿entiendes lo que te digo?
- Ohh, gracias, claro que entiendo lo que dices, soy un robot MSC0064. 

Al ver mi cara de estúpido siguió hablando.

- Soy lo que se considera en tu planeta como un traductor, tengo programados en mi interfaz más de la mitad de los idiomas conocidos, incluido el humano – concluyó.
- Vale, eres como C3PO por así decirlo, si puedo hablar contigo tengo una pregunta que hacerte, ¿qué quieren de mí esos tipos?
- Curioso, normalmente los humanos preguntan que dónde están.
- Mira, tengo tres opciones, estoy soñando, que lo dudo porque parece real, estoy muy pero que muy drogado o lo que me está pasando es verdad, prefiero asegurarme y pensar que me han raptado unos alienígenas translúcidos.
- Se llaman Kasyna, una especie que se le da muy bien innovar con las tecnologías, de hecho este es uno de sus laboratorios. Desafortunadamente tienen que reunir fondos y lo hacen a través de la vente de esclavos, concretamente humanos, ya sabes, sois fuertes y no pensáis mucho jejeje al menos más de lo necesario. Y ahora dime, ¿qué haces en la mesa de pie y desnudo?
- Mierda, no le digas nada, por favor – le dije al robot mientras quite la rendija de un tirón y salte para esconderme dentro del sistema de ventilación tan rápido como pude al oír ruidos cada vez mayores.

Entraron los tipos que me estaban buscando y hablaron con el robot en un lenguaje que desconocía aunque en una parte de la conversación parecían que se reían y fueron al armario para abrirlo y después irse.

- Pss, ehh, robot – le susurraba desde el interior de la ventilación – gracias por cubrirme, pero ¿qué les has dicho?
- Me preguntaron que si había visto a un humano y les dije que no, que acaba de entrar aquí pero que conociendo el comportamiento tan estúpido de los humanos seguro que te has escondido en algún armario. Sin embargo tú no, has ido directo al sistema de ventilación, es muy curioso.
- Vale, genial, ¿alguna idea de cómo salgo de aquí?
- Estas en una nave en el espacio con destino a Venrz donde te venderán como esclavo, tu única oportunidad será escapar cuando estés en el planeta pero tus posibilidades son de 1 entre 1 millón.
- Mierda, ¿algún arma que pueda usar?, prefiero no darles esos fondos que necesitan a base de vender mi cuerpo.
- A parte de las que tienen encima solo están estas en fase experimental, ya te dije que son buenos con la tecnología – dijo señalando la vitrina.

Fui directo al armario donde había unas cuantas batas blancas y me enrolle una en el brazo para poder romper el cristal de la vitrina sin cortarme, después de varios intentos y romperla, sacudí la bata y me la puse para tener algo de ropa y cogí lo que parecía un mango con un botón que al pulsarlo se encendía y se convertía en un látigo de fotones, lo cual me impresionó bastante y me lo quedé.

- ¿Dónde hay un mapa de la nave y cuánto tardara en llegar a ese planeta que has dicho?
- En algunos pasillos esta el mapa de evacuación de la nave en caso de emergencias y en cuanto a la hora de llegada… pues como una hora – dijo mientras giraba su cuello a la izquierda para procesar los datos.
- Una última pregunta robot, ¿por qué me ayudas?
-Puedes llamarme Miss, eres el primer humano que conozco que se sale del comportamiento estándar de vuestra especie, quiero saber cómo será tu final.
- Que conmovedor.

Salté de nuevo al sistema de ventilación, puse la rejilla y gateé por el conducto hasta que después de varias vueltas encontré una rejilla que daba a un pasillo con un mapa de la nave completamente desierto. Me descolgué y le eche un vistazo al mapa intentando recordar las partes más importantes de la nave como las cápsulas de emergencia y la sala de motores.

Al estar tan alto ya no pude volver a esconderme como antes lo estaba haciendo así que tuve que ir por el pasillo con toda la prisa con la que podía ir sin hacer ruido.

Me pilló un translúcido entrando en una sala de experimentos dándome la oportunidad de probar el látigo de fotones, era increíble, como una espada láser capaz de cortar todo lo que se ponga a su alcance pero con la ventaja de ser flexible y llegar a más distancia. 

Después de un rato observando lo que podría serme de utilidad no encontré nada, aunque bien podía ser porque desconocía esa tecnología y no estaba seguro de qué es lo que podía ser útil.

Entonces pensé en el translúcido, quizás llevaba algo encima. Registrándole los bolsillos mientras veía como sus corazones dejaban de latir con cada segundo que pasaba pude encontrar una pistola y una tarjeta de identificación.

Al finalizar el registro volví al sistema de ventilación gracias a unas escaleras improvisadas y me di toda la prisa posible para llegar a la sala de motores, no tardarían en dar la alarma si alguien encontraba al translúcido muerto.

No me equivoqué, pasaron unos 10 minutos, o al menos esa fue mi apreciación cuando dieron la voz de alarma. Afortunadamente ya me encontraba a pocos pasos de la puerta, utilice el látigo para acabar con la barrera que me impedía llegar a mi objetivo, destruir los motores que hacían funcionar la nave. 

Corté y quemé a 3 translúcidos más con el látigo para después usarlo con los 4 motores que impulsaban la nave. Varias explosiones se dieron lugar en aquella sala gigantesca que no solo me servían para inutilizar la nave sino que me ayudaban a pasar desapercibido entre la multitud corriendo como conejos asustados.

Corría por los pasillos empujando a los translúcidos más histéricos y usando el látigo con aquellos que oponían resistencia. Memorizarme el camino a la sala de evacuación me ahorraba mucho tiempo pero no lo conseguiría con tanta resistencia.

Opté por el camino más fácil, la línea recta, le di la máxima potencia al látigo el cual aumento el grosor de luz de fotones y lance latigazos a diestro y siniestro para romper las paredes y atravesar las habitaciones que había entre ellas mientras me llevaba por delante a cualquier translúcido que tuviera el valor de ponerse en mi camino.

Al llegar a la sala de evacuación vi a Miss yendo de un lado a otro pidiendo ayuda pero nadie le hacía caso, después de todo es un robot traductor.

Solo quedaban 2 cápsulas para evacuar la nave por lo que iba al límite,  en una carrera contrarreloj corrí hacia Miss y lo cogí del brazo para que me siguiera y con la otra mano giraba el látigo haciendo un círculo quemando todo lo que se me cruzaba por delante hasta llegar a la cápsula más cercana.

Momentos después desperté en la cápsula abierta y al salir me encontré con un suelo árido iluminado por 3 lunas y a mi Miss mirando el horizonte. Me había salvado.

No me pareció importante agradecerle lo que había hecho, al verlo lo comprendí y lo único que le dije al acercarme a él fue;

- Tienes un aire a un mini C3PO y a Wall-e.

Creo que a partir de ahora te llamaré InDani Jones del espacio

Quizás también te interese...

9 comentarios:

  1. ¡Qué majo el robot! Aunque yo prefiero no compararlo con Wall-E porque Wall-E me da mucha pena. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila a este Wall-E no le espera el mismo destino jajaja

      Besos!!

      Eliminar
  2. ¡Que de acción Daniel! a esto no nos tienes acostumbrados normalmente en tu blog... Ya te imagino sembrando patatas removiendo a tierra con la Azada al ritmo de la canción de Indiana Jones...

    Me alegro de que todo saliera bien al final.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ya ves, en terreno naturalista soy pacífico pero me sacas de paseo y la lio.

      +1 punto a lo de Indiana Jones, lo tendré en cuenta como también revisar el huerto al ritmo de la marcha imperial XD

      Muchos besos!!

      Eliminar
  3. Buen relato Daniel, ahora mismo voy a pasarme por tu blog a echarle un vistazo y seguirte. Un saludo desde el blog La Roca más Diamante del mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Sara, me alegro que te haya gustado el relato y por supuesto que eches un vistazo por VerdeZona, eres bienvenida ^^

      Tu blog no esta nada mal jejeje me pasaré "a menudo" y lo digo entre comillas porque en fin, la gente que me conoce por estos lares ya sabes que estoy a tope con muchas cosas y a veces tengo pendiente hasta respirar XDD

      Eliminar
    2. Ya jaja es lo que pasa siempre, necesitamos una jornada laboral nada más que para visitar y comentar otros blogs de amigos y dedicarnos a las redes y todo este mundo. Pero bueno, de vez en cuando se hará lo que se pueda, un saludo

      Eliminar
  4. Qué relato más original y con robot incluído! Son las mascotas del futuro, siempre y cuando estén bien programados.
    El relato me ha recordado a los videojuegos. Eres el héroe, por tanto eres especial y único. Tienes que conseguir salvarte para después acabar con los malos y así proteger a la humanidad :) Muy chulo.

    Siempre es un placer pasarme por el blog Mini-Fu y dedicar unos minutos a estas entradas! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Naiara ^^ la verdad es que he querido ponerle algunos guiños a pelis, series y videojuegos que más me gustan de ciencia ficción jejeje

      Eliminar

Entradas populares

suscribirse

* Campo requerido, si no como te voy a enviar el e-mail...¡Cerdicornio!