Observatorio Espacial: Anotación 005

Hi!

La autora del relato de hoy es mi humana preferida ya que fue la primera que tuve contacto y cuajamos en esto de los blogs. Participó en Observatorio Z vendiendo seguros a los zombis con el relato Seguro de zombies y además se prestó voluntaria para una entrevista

Es muy fácil seguirle la pista a Sara ya que tiene ni más ni menos que un Blog, una cuenta en Twitter, un canal en Youtube y un perfil en Facebook. ¡Casi nada! 

Aunque en privado me dijo que le costó escribir este relato porque no es un tema que le apasione mucho esto de la ciencia ficción, la verdad es que le ha quedado muy bien. Así que sin más preámbulos os dejo con...

Observatorio Espacial - El Peñón de Gibraltar
Pintura de Virginia Piper




Peñón de Gibraltar


16-01-2016

Acabo de despertarme, abro los ojos y compruebo con disgusto que estoy aún en esta cama que no es la mía.

Es lunes de nuevo y otra vez empieza la semana, hace 5 años que llevo la misma vida y esta rutina está empezando a cansarme, lo único que me consuela desde hace unos días es que pronto dejaré de vivir en esta maldita nave y podré volver, por fin a casa.

¿La parte mala? No volveré a ver a esa preciosa humana, Vir y es lo que más siento dejar en este mundo. Admito que el sol tan directo es agradable a veces, pero esa falta de valores que dan lugar a tanta homofobia, racismo, machismo y desigualdades es algo a lo que no he podido acostumbrarme.

Sinceramente echo de menos a mi familia y amigos, mi casa, mi vida normal, mi entorno, en una palabra, el planeta del que provengo, mi verdadero mundo  y no esta carcasa absurda.

Salgo de la nave y camino por el pasadizo que da a la parte de la cueva que los turistas conocen, voy con mucho cuidado para que no me vean y salgo del peñón sin problema.

Miro hacia arriba, el peñón de Gibraltar es impresionante visto desde abajo y tan cerca. Los habitantes de la tierra van a visitarlo y hacen excursiones para ver su interior.

Que ingenuos estos terrícolas, si supieran lo que hay realmente de haberse parado a investigar este mundo. A veces imagino sus caras si supieran la realidad del planeta, de este y del otro, el mío que al fin y al cabo es el verdadero planeta y el primero en formarse.

Llego al trabajo que desempeño desde que estoy aquí para aparentar estar integrada  y ser una más y que sinceramente, como casi todo en este lugar, me aburre.

Soy profesora en un instituto de la zona y me llevo bien con alumnos y compañeros, mis chavales tienen las mejores estadísticas de aprobados y como aplico algunos de los sistemas de mi mundo para aprender, sé que adquieren bien los conocimientos que deben tener.

Ya tengo ultimados todos  detalles antes de mi partida y hoy será mi último día de clase. Es una información que solo sabe el equipo directivo del centro, les he informado que se me había concedido una excedencia que había solicitado por motivos personales y que me marchaba al extranjero – no imaginan cuanto de extranjero-.

Al final de la jornada me dispongo a marcharme cuando la profesora de Español me pide que vaya a la sala de profesores porque el director me busca para algún papeleo.

Al llegar, todo el mundo grita: sorpresa y veo como sonríen y aplauden y tiran confeti y empieza a sonar música.

La mesa está llena de comida y bebida y veo que algunos regalos descansan en un rincón; los compañeros me abrazan y me besan y me dicen que soy estupenda y muy simpática y que me echaran de menos y acaban deseándome lo mejor.

Escucho, abrazo y beso por compromiso y también sonrió a la vez que busco a Vir con la mirada, en la sala.

La encuentro sentada en un sillón de la esquina tomando un vaso de vino. Es de la única que  echo de menos un saludo o una despedida, la única que de verdad me importa.

Cuando acaba la fiesta me voy. Camino hasta el peñón como cada día y me siento algo mareada y confundida, los compañeros me han hecho tomar unas copas y no estoy acostumbrada, nunca he bebido alcohol y no sabía las consecuencias que iba a tener, creo que no controlo bien algunas de mis capacidades. Me adentro en el peñón y finjo ser una turista más, me integro con la multitud procurando escabullirme y tomo el camino para ir a mi nave.

Cuando estoy segura de que nadie mira, entro por uno de los pasadizos que hay dentro de la roca y que es imperceptible para los demás, el ojo humano no es capaz de verlo porque mi gente hace millones de años que protegió la entrada a nuestro mundo para que no fuera descubierto. Solo si vieran a alguno de nosotros entrar primero, serían capaces de seguirnos.

Llego a mi nave, es lo más parecido a una casa que tengo en este lugar, dejo la puerta abierta, como siempre porque no es posible que nadie llegue hasta aquí y así no siento tanto esa sensación de encierro.

Estoy mareada por el alcohol al que no estoy acostumbrada y me echó a dormir. Mi estancia en la superficie del planeta ha terminado, al día siguiente parto a casa.

Cuando me despierto me duele la cabeza, como algo y cierro la puerta de la nave. Programo el sistema para volver a casa y me despreocupo, la nave viaja automáticamente y empieza a moverse por los pasadizos que hay bajo el peñón, profundo, muy profundo, en varias horas se adentrará en el mar y en un par de días llegaré al centro del primitivo planeta, a casa.

No tengo mucho que hacer hasta el final del viaje y como tengo tiempo de sobra, pospongo el hacer los últimos informes de mi expedición hasta algo más tarde.

Cojo un libro de poesía de una escritora joven del lugar (una de las pocas cosas que me gustan de aquí) me pongo a leer y me quedó dormida enseguida, aún debo tener alcohol en mi cuerpo.

Me sobresalto y me caigo de la silla, creo haber escuchado un ruido que me ha despertado o quizá solo estaba soñando. Por si acaso decido echar un vistazo y voy  a cada compartimento de la nave a revisarlo. De repente escucho una voz conocida a mi espalda.

- ¿Qué es todo esto? 

Me giro y Vir, la profesora de historia está ahí mismo. Me tomo dos segundo para reaccionar y darme cuenta de la situación. Está en mi nave, la nave que me está llevando al interior del planeta, a mi casa y ella viaja conmigo sin que yo pueda cambiar el rumbo de mi viaje y volver atrás.

- ¿Qué estás haciendo aquí? No puedes estar aquí Vir, no van a entenderlo y yo no puedo volver a la tierra, tengo instrucciones, no, no, no  ¿qué hago ahora? – digo atropelladamente – ¿cómo has entrado? Nadie puede entrar, es imposible, siempre tengo mucho cuidado.

- Te seguí – dice avergonzada – no quería que te marcharas sin hablar y no podía hacerlo en el instituto con toda la gente. Entré detrás de ti por esa ranura extraña en la roca y vi que llegabas hasta aquí, la puerta estaba abierta y simplemente entré. Te vi dormida y no quise despertarte así que me escondí.¿ Quién eres tú? ¿Dónde vamos?

- Al verdadero planeta tierra

- ¿Cómo?

- Ven, siéntate, tengo bastante que explicarte. Este planeta se originó de manera diferente a como lo conoces, surgió la vida, una civilización, la mía y poco a poco el planeta fue cambiando, para que lo entiendas, el universo tiene asteroides y mucha otra “basura espacial” y este planeta tiene como un imán para atraerla, así que es una especie de basurero espacial porque toda esa acumulación de materiales ha hecho el planeta como lo conoces. Donde vives es una especie de corteza o caparazón del originario, de donde yo vengo y vosotros no tenéis ni idea de que donde hay vida no es fuera, no hay extraterrestres, sino intraterrestres, por explicártelo de alguna manera .

Vir se levanta y da vueltas por la nave, sé que está confundida y analiza la información. Tiene que ser demasiado para ella.

- ¿No eres humana? Yo te veo igual que al resto de nosotros.

- Estoy un poco adaptada en los rasgos más visibles para no desentonar, pero somos bastante semejantes.

- La verdad, Sara, a mí me da igual de donde vengas, yo te he seguido para decirte que estoy enamorada de ti, que… que te quiero.

Mi corazón bombea deprisa, sonrió estúpidamente,  nunca me había pasado esto que siento, toda mi vida la había dedicado a esta investigación, desde que estudié a los humanos en nuestras escuelas, no imaginé de ningún modo que podría enamorarme de uno de ellos.

Me acercó a ella, la beso, me besa, nos abrazamos, nos miramos, me acaricia el pelo y yo su cara, siento como su cuerpo desprende calor.

- No sé qué vamos a hacer - le digo - pero ya pensaremos algo.
- Me parece bien - responde y simplemente sonríe-

Fin

El amor no sólo no conoce fronteras, sino que se expande por todo el universo

Quizás también te interese...

27 comentarios:

  1. ¡Wow! The rock en la anotación espacial, no suele gustarme este tipo de relatos pero Sara ha introducido al "peñasco" y me ha llamado la atención.

    Un saludo compis ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Salma, como ya ha chivado Mini Fu me costó escribirlo porque el género espacial me parece difícil. Confieso que mi novia inspiro lo del peñón jaja de hecho la imagen pintada que se ve arriba es obra suya y está a la venta - lo dejo caer jaja - un saludo y un abrazo, gracias por comentar ;)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. De hecho soy de Madrid pero vivo en Cádiz jeje. no deber de ser de muy lejos si sabes que a los de Gibraltar se les llama llanitos :)

      Eliminar
    2. No, de hecho soy gaditana y a la roca... tod@s la conocemos y a sus habitantes también. Saludos guapi ;)

      Eliminar
    3. Olé las gaditanas jeje mi pareja es de aquí y yo llevo muchos años viviendo en esta tierra que tan bien me ha acogido :) Un saludo desde el Campo de Gibraltar

      Eliminar
    4. ¡Gracias! 👏👏

      Otro saludo de vuelta desde el mismo sitio 😉

      Eliminar
  3. Ohhhhh. Al final triunfa el amoooooor. Eso siempre mola. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor siempre jeje, muchas gracias Mi Álter Ego por leerlo y comentar, quedas invitada a mi blog personal, quizá te guste. Un saludo

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo con Mini-Fu, te ha quedado muy bien Sara ^^ me ha gustado bastante.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Iteresante anotación, desde un punto de vista totalmente diferente siendo nosotros de alguna forma los extraterrestres. Me ha gustado la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión. Me pareció interesante darle un poco la vuelta al tema extraterrestre ;) por cierto me he pasado por tu blog y me ha parecido interesante, ya te sigo, quedas invitado a pasarte por el mío si te apetece, un saludo

      Eliminar
    2. Ya me puedes perdonar, no había leído este comentario hasta hoy, eso está hecho, aunque yo el tuyo lo he leído en varias ocasiones, saludo de vuelta...

      Eliminar
    3. Ego te absolvo a peccatis tuis in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti jaja ;) nos leemos entonces, muchas gracias de nuevo

      Eliminar
  6. Es la otra vertiente, acostumbrados como estamos en este mundo -QUE NO CREO QUE SEA EL ÚNICO- a verlo todo desde nuestro punto de vista, siempre buscando a otras vidas fuera del planeta que parecen muy lejanas, remotas. El final dulcificante me ha encantado, porque denota esperanza y fe en las cosas que verdaderamente importan. Felicidades a la autora, Sara lo ha escrito muy bien. Me quedo también con la frase-consigna tan especial con la que cierra Mini Fu.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Marisa, también creo que debe haber algo más por ahí, fuera, dentro, no lo sé jeje. Siempre está bien un final feliz, verdad? ;) ya te sigo en tu blog y te conozco de Bloguers también. Invitada estás a mi blog por si te gusta, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, Sara. He visto que me sigues, reiteradas gracias...yo también te seguí hace un tiempo y te leo con gusto porque tus reflexiones son muy sanas e interesantes. Bloguers mola mucho, ¿verdad? Allí también se respira un ambiente guay.
      Un saludo ;-)

      Eliminar
    2. Por supuesto, bloguers es una pequeña familia, entre unos y otros blogs vamos viendonos casi todos en todos lados. Tengo pendiente leerme toda la sección de poemas de tu blog jeje. Muchas gracias por pasarte de vez en cuando por La Roca, me encantará que comentes allí si te apetece alguna vez para saber que te parecen los post y mejorar. Un saludo

      Eliminar
  8. Primero: sorprendentemente, me he leído TODO lo que aparece en tu columnita de lecturas a la derecha del cuerpo del blog.

    Segundo, pero no menos importante: mola el relato :) Y encima ahora tengo claro que la CF te gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué has leído los títulos o los libros? No me ha quedado muy claro mua ja ja ja

      En goodreads voy poniendo lo que voy leyendo... una pena no haberlo descubierto antes así tengo una guía para no repetirme o repetirme si me ha gustado mucho una cosa. Aunque los libros no los suelo repetir mucho, solo me ha pasado con dos; American Psycho y El Señor de los Anillos. Cómics ya es otro cantar, si me ha gustado uno lo leo y releo y vuelvo a releer.

      ¿CF? Me apasiona, igual que el terror. Mis dos géneros preferidos. Aunque como en todo hay malo y hay peor mua ja ja ja

      Besitos zorrito muamuamaumau

      Eliminar
    2. Muchas gracias Holden por la parte que me toca, te veo casi en cada blog que leo jaja un saludo

      Eliminar
  9. Holaaa!
    Qué buena historia y con giro inesperado :) Me ha gustado mucho mucho. Seguro que la protagonista proviene de alguno de los planetas que ha descubierto la NASA... ahí lo dejo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Naiara, me alegra que te haya gustado, espero que también te haya gustado la imagen del peñón ;) Un besazo para ti desde algún planeta cercano

      Eliminar
    2. Hola Sara!
      Aún no conozco el peñón pero si un día bajo al sur y lo visito, te aseguro que me acordaré de tu relato. Trataré de buscar la entrada como Vir. Si hay suerte me mudo de planeta XD
      Un beso :)

      Eliminar
  10. Muchas gracias a todos los que habéis leído el relato y opinado. Gracias especialmente a mi querido amigo Mini Fu, que ya sabe cuanto le quiero, por contar conmigo en estos inventos suyos jaja. Espero veros por mi blog y el resto de redes y por la de la maravillosa artista que ha pintado el peñón de mi relato jeje teneis el enlace a su página pinchando en su nombre en el dibujo. Nos vemos en la siguiente aventura del cojincito. Un abrazo

    ResponderEliminar